PANIFICADORES ILUSTRES

Concurso

La Panificadora ha sido uno de los concursos más interesantes que se han hecho en la ciudad de Vigo, por la simple propuesta de recuperar un espacio industrial hasta ahora degenerado y plantear su recuperación.

El proyecto se compone de varias estrategias que se deben no tanto a la fábrica en si (actualmente un espacio amurallado que no se conecta con la trama urbana adyacente) y de las diferencias topográficas en la falda del Castro que impiden una conexión entre Camelias, la Plaza del Rey y el centro que posea cierto interés,

Por ello, el proyecto se concibe como un problema que se convierte en solución; se demuelen los edificios que carecen de interés arquitectónico o que crean barreras que permitan ver el espacio interior, y creamos comunicaciones que conecten estos tres espacios, produciendo un límite permeable que permita una visión diferente del complejo desde una perspectiva más alta.

Las nuevas edificaciones en el ámbito obedecen a diferentes estrategias no tanto en la zona que nos incumbe como en el entorno: las dos edificaciones que dan a la plaza del rey se convierten en un marco para esa imágen icónica de los silos y su pasarela, y en un acabado para el edificio de Gerencia de Urbanismo que, seamos realistas, es un pegote en la esquina de la Plaza del Rey, que impide la visión de la Panificadora desde Camelias y que no tiene ningún interés arquitectónico. Por otro lado, sugerimos un edificio residencial de gran altura que se contraponga a la torre del Ayuntamiento,  que debido a sus dimensiones  (tanto de la plataforma como de la torre) no se adapta a la escala urbana de su alrededor.